GUILLERMO MENOCAL Y SU INTRÍNSECO SER

 Por: José Antonio Luna
Un aporte valioso a la literatura del exilio nicaragüense es: Intrínseco Ser (Business Graphics of Wisconsin, Inc., 1995), del profesor, narrador y poeta, Guillermo Menocal Gómez (Granada, Nicaragua 1946- ). Publicado con el esfuerzo personal Intrinseco Ser es un poemario excelente. Marcó la etapa de transición del poeta Monocal de la narrativa bucólica nicaragüense a una poesia y narrativa cosmopolita y realista.  En esos  años, había la gran movilización de nicaragüenses que iban y venían –acomodándose-del exilio hacia Nicaragua y viceversa. Fenómeno causado por la derrota sandinista de 1990 en las urnas electorales.
Es en ese contexto tumultuoso Menocal publica su  libro-para mí el mejor-con dedicatorias a sus viejos amigos del exilio y de Nicaragua. Guillermo Menocal  es de la diáspora de la década del  80, La década perdida.
No he podido abstraerme del marco histórico para introducir mi comentario sobre Intrínseco Ser que escribi en 1996. Las Parcas en la quinta del sordo, Relacortos, Sucesos, El pasado perdido, La novela Daniel,   En la Gran Sultana y otros escritos, Recopilacion Temporal son algunos libros  de la numerosa obra del poeta granadino.
para El  comentario fue publicado en el boletín Cultural Agencia Noticiosa de Nicaragua # 22 de 1996 editada en Miami por el  también poeta Alberto Cuadra Mejia, tiene como objetivo provocar al cazador de imágenes y buena poesía a leer esta magnífica obra.
Intrínseco Ser marcó un cambio fundamental en la poética y narrativa de este artista  Granadino. Poeta trotamundos y rebelde que pasó de la poesía amorosa, bucólica, exteriorista y a veces vanguardista, a una poesía analítica, política, existencialista…, ya con los trazos inconfundibles de la globalización. 
Texto publicado en 1996:
Intrínseco ser. Con este introspectivo nombre bautizó el poeta Guillermo Menocal Gómez, su último libro de poemas. Menocal, quizás el más versátil escritor de la última generación de intelectuales nicaragüenses “no alineados”, es parte importante del movimiento literario post-sandinista en el exilio. Intrínseco Ser es su cuarta publicación en Estados Unidos. Anterior al libro que nos referimos publicó en Miami: Sexto Sentido, De Prosas y Prosemas y Poesía Dispersa.
En Intrínseco Ser, su autor nos sumerge en un verdadero torbellino de profundas interrogantes, meditaciones que nos recuerdan la fragilidad humana y nuestro destino final; el más allá desconocido y eterno. “La materia no se acaba se transforma”.  El libro que tiene en su portada el Templo de los Guerreros de Chichén Itzá-Horror vacui– horror al vacío, está dividido en dos partes: Intrínseco Ser y Despertar.
Sin querer presumir de ser un acucioso conocedor de la vida literaria  de Menocal Gómez, creo que en esta su producción proyecta a un poeta maduro, sensiblemente humano y lleno de experiencias espirituales que hacen de esta obra  un texto  de incalculable valor dialéctico y filosófico. Estamos pues ante un libro de maravillosa universalidad, de lengua precisa y armónica. Poesía de cambio con una exquisita forma, una profundidad exacta.
La poesía de Menocal, irónica, incisiva, reflexiva, optimista, parece ser obra de un mentalista que se ahonda en lo más profundo del ser para sacar como bajo influjos mágicos lo mejor del pensamiento. Así pues, en esta poesía el mensaje nos hace vivir integralmente. Podemos volver al pasado sin quererlo, vivir el futuro sin desearlo y recordar que ahora es cuando debemos realizar todos nuestros anhelos y sueños.
Los títulos de los poemas son sustantivos, verbos, y adjetivos con vida propia. Son transformación de realidades cotidianas que han sido el tormento del Ser. “El audaz, El bondadoso, Silencio, El perverso, El virtuoso, Esperanza, Agonía, Meditaciones, Sueños, Egoísta, Reflexiones, Despertar”, son algunos subjetivos poemas de Intrínseco Ser.
El mensaje-de los poemas-está sujeto a condiciones mentales específicas marcadas por el tiempo y el espacio. He allí lo fantástico del arte poético. En cada verso, el autor nos lleva a viajar al inconsciente y revivir épocas y proyectarnos al incierto futuro.
En “Sueños”,  Menocal nos habla de esta tortura que para algunos es tener que despertar cada mañana: 
Nuestras vidas también son sueños
un fantástico discurrir de nuestros Pensamientos
en el mundo onírico de nuestro Intrínseco Ser.
 
El sueño es  un anhelo de nuestro Espíritu
Que persistentemente busca la paz.
de nuestra alterada Conciencia… 
Como decía al comienzo de esta presentación, cada poema se nos revela como un film que habíamos olvidado. En el poema titulado: “Silencio”, nos transporta a la soledad, 
Hay en el silencio un secreto peligroso
Y una mudez que amordaza el ruido.
Menocal Gómez, no ha podido tampoco liberarse de la influencia del Universal nicaragüense Rubén Darío, Padre del Modernismo. Y como Darío pide a Dios fuerzas para enfrentar la realidad de la vida. En el poema “Confesión”, expresa toda su angustia y arrepentimiento por todos los pecados cometidos. 
Yo pecador vengo ante Ti, Dios mío,
Con todas mis vergüenzas a cuestas…
Con todas mis culpas y ofensas de toda mi vida…
Vengo arrepentido y contrito
Buscando alcanzar la humildad
De ser buen cristiano de amorosa Hostia.
La poesía Menocalezca, metafísica, mística, mitológica es la conjunción de experiencias vividas y aprendidas en el largo peregrinar de este intelectual nicaragüense por la vida. Hay en la presente obra, poemas de profundo contenido social. Pese a la lejanía de la patria y su amor al arte puro, el poeta no puede escaparse de la realidad político-social de aquí y de allá. Es así que en el poema “El hombre y el Truck”, sintetiza la lucha del hombre por su subsistencia.
Entre chatarras y basuras vi un hombre muy añoso
Sentado  pensativo  quieto  grave
junto a un desvencijado y sarroso truck.
En “Testimonio de los desdichados”, clama por los que tienen hambre y sed de justicia. 
Somos los infortunados desdichados
que pedimos compasión y justicia.
Nuestra es la fatal miseria
del estrecho estado indigente en que vivimos.
 
Plainfield, New Jersey, 1996.